Lo Bueno
Lo Bueno
Mis aficiones
Lo Bueno
Album de fotos
Mis enlaces favoritos
imagen
Comunidad del LOBO
En esta comunidad se puede ver fotos, Chat, etc.
Roberto Heras
imagen
Santi Blanco
imagen
======================
===Santiago Blanco====
======================
imagen
El Trampal
Este enlace es del mejor CLUB de ciclismo Bejarano
La maquina humana
Este nuevo enlace de la maquina humana te mostrará la mayoría del cuerpo en el deporte de la bicicleta.
EL GLOBERO


Humor

¿Qué es un globero?
La palabra globero es muy utilizada en ambientes de ciclismo recreativo o aficionado para denominar a un tipo de ciclista, a una filosofía de la práctica de nuestro deporte preferido. Aquí hay algunas claves para identificar el término.


La palabra globero, muy utilizada en el mundillo del ciclismo recreativo, es un término con muchas acepciones, muchos matices. Todo depende de cómo se diga, de quién lo diga, de cúando se diga y de dónde se diga. Puede ser algo bueno, un halago, incluso hasta un insulto, pero siempre con buena intención.

Es algo así como la palabra cojones (que no se me ofenda nadie, por favor) ;]

¡Este pastel está de cojones! (buenísimo)
¡Estoy hasta los cojones! (harto)
¡Vaya cojones que tiene! (qué valiente es!!)
¡Vaya cojonazos que tiene! (pues eso)
¡Me tienes hasta los cojones! (cabreado)
¡Qué cojones haces! (extrañeza, sorpresa)
¡Igor cajones! (¿?)
imagen
Roberto Heras con Maxi Karateca y entrenador de
(Agrupación Deportiva la Luna)
imagen
Con el mejor profesor de estos tiempos
imagen
El mas ciclismo
La Ruta de Los Pueblos (Salamanca)
Un recorrido para bicicleta de montaña por pequeños pueblos serranos próximos a Vallejera de Riofrío (Salamanca) algo exigente técnicamente pero que permite el disfrute de la belleza de la naturaleza y de hermosas localidades que conservan intacto su sabor.
Es tan emocionante todo que cierro los ojos para imaginar que sueño pero no, es real."
J.A. Labordeta.

El macizo occidental de Gredos en la Cordillera Carpeto Vetónica, como se conocía antiguamente, ofrece unas grandes posibilidades para el disfrute de nuestro deporte preferido aunque, como casi nada es gratis, toda la belleza que la naturaleza nos brinda exige un poco de esfuerzo físico al sucederse las subidas tras los tramos de descenso y las escasas zonas llanas.

Esta ruta discurre rodeando un promontorio granítico conocido como Cabeza Gorda o Los Picos de Valdesangil. Son paredes rocosas muy empleadas desde hace años por los aficionados a la escalada como atestiguan las múltiples vías abiertas en los canchales de la zona mas cercana a Valdesangil. En todo momento de la ruta se puede dirigir la mirada a la izquierda y arriba para ver los riscos de Cabeza Gorda.

La belleza de la ruta reside en las vistas que ofrece ya que en cualquier dirección se dispone de amplios horizontes o escarpadas montañas, un deleite para los sentidos empezando por la vista.

Discurre a media ladera y en la parte norte y muestra en toda su amplitud el valle del rio Sangusín que ha sido utilizado como paso entre Castilla y Extremadura desde muy antiguo. Primero las migraciones de los animales salvajes después los Romanos construyeron su Calzada de la Plata por el mejor paso posible y posteriomente dos cañadas Reales (Real Soriana Occidental y la Vizana o de Aliste) también dejaron su huella. La parte Norte Este u Oeste ofrecen igualmente panorámicas espectaculares en cualquier dirección a la que se dirija la mirada. En cualquier época del año es agradable, aunque toda la zona en la primavera y el otoño ofrecen además una variedad de colorido natural que es mi devilidad.



En pocos kilómetros se visitan seis pueblos pequeños que conservan su sabor tradicional gracias a su dedicación a las tareas del campo predominando la ganadería. La cercanía a una ciudad industrial como Béjar ha facilitado la supervivencia de esos usos tradicionales compaginándolos con el trabajo en la industria textil bejarana. Las sencillas y amables gentes que encontraremos se prestan raudos a ofrecer agua fresca en verano o cobijo en las lluvias otoñales, unos minutos de charla nos aleja de la frialdad del trato en las grandes ciudades cada vez menos humano.

La ruta exige atención para ser seguida y un poco de esfuerzo pero la recompensa paisajística merece la pena. El desnivel total no es mucho puesto que se faldea a media ladera pero hay algunas rampas bastante empinadas pero cortas que pueden tentarnos para poner pie a tierra y aprovechar para descansar a la sombra de los robles o sentarnos en una roca y, simplemente, mirar.

Un viaje a tiempos cercanos en la memoria de este país pero ya demasiado lejanos para las gentes que desertamos de una vida dura pero mucho mas gratificante por hermosa, tranquila, limpia y sencilla, y nos unimos a las grandes manadas en las que la hermosura, la tranquilidad, la sencillez y casi la vida misma brillan por su ausencia gastando la pequeña ración de esperanza de cada día apenas un momento después de salir de casa cada mañana.

"Casas tan altas como ataúdes, ríos podridos por la ambición."
El Último de la Fila.
Subida a la Peña Negra (Béjar, Salamanca)
La subida a la Peña Negra es uno de los itinerarios más conocidos y transitados por los ciclistas de la comarca de Béjar, que acuden allí buscando las impresionantes panorámicas de la Sierra de Béjar, el Valle del Ambroz y el serrano pueblo de Candelario. El duro ascenso por pista, pasando por la Peña de la Cruz, se remata con un rápido y prolongado descenso hasta Béjar, el punto de partida.
La ruta, para bicicleta de montaña, que el Grupo de MTB de Béjar propone, recorre las inmediaciones de Béjar, al sur de la provincia de Salamanca. Atravesaremos los montes de El Castañar, la Peña de la Cruz, Peña Negra y los Pinos, así como por el mismo pueblo de Candelario, y tendrá su comienzo y su fin en el centro de Béjar. Todo ello en un entorno insuperable, rodeados de naturaleza y montaña que nos hará disfrutar de la bici al máximo.

La ruta fue elaborada para formar parte del número especial Rutas que publica la revista especializada Bike a Fondo una vez cada año, donde se recogen las mejores de España. Ésta se eligió entre todos los itinerarios posibles de la comarca por ser una de las más utilizadas por los ciclistas de la zona, sin duda por aunar belleza y dureza.
Estamos con Roberto Heras, Santi Blanco y Lale Cubino.
Lale Cubino hera grande y sigue grandeee.
imagen
El Bejar Industrial en la temporada 97/98
Bejar Industrial
Dos gleberos en la sierra
J.Manuel y Lolo
Roberto Heras, vencedor 2000

imagen
HERAS, FAVORITO CON CARTEL
Siempre hay un año para descubrirse y un año para confirmarse. Tal vez por ello, en 1999 el bejarano Roberto Heras dio su primer gran paso y se convirtió en el mejor ciclista español y al siguiente nos brindó lo mejor que lleva dentro adjudicándose la Vuelta Ciclista a España 2000. Fue en el 99 cuando se llevó los primeros galardones y terminó siendo el primer español del ranking de la UCI. Ese mismo año comentó, y está escrito, que "me gustan las grandes vueltas". El 99 le había enseñado que podía con las grandes y con los grandes, por ello terminó quinto en el Giro de Italia -sin suerte en la primera semana- pero confirmando su condición de gran escalador al vencer en la etapa reina del Mortirolo. Fue subcampeón de España y logró colocar sus dos pies en el tercer peldaño del podio de la Vuelta a España tras Jan Ullrich e Igor González de Galdeano.

Heras ya había demostrado en el Naranco ovetense que era capaz de "volar" mucho y bien, por ello pudo en el 2000 con le Joux Plaine en un Tour de Francia en que fue quinto y terminó la temporada conquistando la Vuelta, tras un recital que comenzó en Covadonga camino del lago Enol y continuó en el ya mítico Angliru de Riosa, para finalizar subido al escalón más alto del podio de Madrid.

El Roberto Heras que veremos en la Vuelta Ciclista a España, con el color azul del US Postal americano, es sin duda un número uno. Natural de Béjar, vino al mundo el 1 de febrero de 1974, es un producto de la Escuela de Ciclismo de su pueblo salmantino, y un deportista creado a golpe de pedal y de balón (le gusta el fútbol y no lo hace mal), pero que centró su mirada en los éxitos del incomparable Lale Cubino.

Pero Roberto Heras es también un producto de la cantera vasca. Un buen día un técnico vallisoletano le comentó a José Luis Laka, director del Café La Fortaleza y luego del equipo Euskadi, que fuera a ver a un muchacho de Béjar que rodaba muy bien y que se llamaba Heras. Laka realizó el viaje y se llevó a Roberto para Galdakao, donde en esas fechas trabajaba su padre. Con el Orbea Pan Ocio en 1995 empezó a demostrar su calidad y a estar entre los mejores. Defendió en los Campeonatos de España amateur de Segovia los colores de la selección de Euskadi (fue tercero) junto a Ricardo Otxoa (campeón), Joseba Beloki y Unai Osa, entre otros jóvenes de gran proyección.

En un hotel de Segovia, en presencia de Lale Cubino, firmó por Kelme y comenzó su andadura profesional fuera de Euskadi. Con su primer dinero le regaló un coche a su padre, le montó un negocio de calefacción a sus hermanos y centró sus esfuerzos para llegar lo más alto posible. Ya demostró su calidad en el Giro de Italia, también lo hizo en el Tour de Francia y el pasado año ratificó todo lo bueno que lleva dentro en la Vuelta Ciclista a España. Ganó la Vuelta en el 2000 de verde, azul y blanco defendiendo los colores de Kelme-Costa Blanca y ahora, totalmente de azul, comparte junto a Lance Armstrong todos sus éxitos, mientras busca los suyos propios e intenta descubrir en primera fila los grandes secretos del actual número uno mundial. Roberto sigue siendo el mismo, aunque deportivamente ya nadie le puede quitar, vaya donde vaya, ese cartel de favorito que él mismo, con sus éxitos, se ha colgado del cuello.
imagen